Elaboración Alcachofas con picadillo de pollo y chorizo

Es un plato que requiere tiempo para confitar las alcachofas pero muy sencillo de elaborar.

  • Primeramente limpiamos las alcachofas, quitando las hojas más verdes y duras. Según las vayamos teniendo limpias las metemos en un bol con agua y zumo de limón para que estas no se oxiden, y evitar así que se nos pongan negras. Cuando estén todas limpias, las sacamos del agua, secándolas bien con papel de cocina.
  • Ponemos una cazuela grande a fuego muy suave, con bastante aceite de oliva virgen extra (el aceite suficiente para cubrir las alcachofas; nunca deberá pasar de los 70º-80º). Para aromatizar este aceite pondremos las cascaras de limón el laurel y 2 dientes de ajo. Con este paso confitaremos las alcachofas durante una hora aproximadamente, bueno hasta que queden tiernas. Transcurrido ese tiempo, apartamos del fuego. Dejamos templar y las sacamos de una en una en un plato con papel absorbente, para que suelten el exceso de aceite.
  • Para que queden decorativas en nuestra mesa, abrimos las hojas formando así una flor en nuestro plato. Estas deliciosas alcachofas las vamos acompañar con un riquísimo picadillo de solomillo de pollo, chorizo, ajo y los tallos de las alcachofas que hemos confitado previamente. Para preparar este únicamente tenemos que picar todos los ingredientes y saltear en una sartén con un chorrito de aceite de oliva de lo que hemos utilizado para confitar, le aportara sabor al sofrito.(nota: el aceite de confitar no se tira. Lo guardamos para preparar otros guisos o carnes a la plancha aportando un rico sabor a nuestros platos).
  • Emplatamos poniendo en el fondo el picadillo y encima las alcachofas con un poquito de sal en escamas.

 

¡Buen provecho!