Elaboración Albóndigas de Pollo con Tomate:

  • Lo primero que tenemos que hacer es lavar, picar, y freír en una sartén con aceite de oliva la cebolla, los pimientos, y los ajos.
  • En una sartén aparte o, en en una freidora, vamos friendo las albóndigas. Todo ello mientras mientras se pocha nuestro picadito de cebolla, ajito y pimientos.
  • Una vez doradita la verdura añadimos ½ vaso de caldo de pollo y el tomate frito.
  • Cuando empiece a hervir será el momento de incorporar las albóndigas. Es aconsejable que estas estuvieran ya fritas y separadas en un platito con un papel de cocina absorvente.
  • Y ahora, dejamos que cuezan durante 15 minutos con la salsa de tomate. De esta forma nos quedaran más blanditas y jugosas.
  • Así de fácil y de rápido tendríamos unas riquísimas albóndigas de pollo con tomate.

Como veis, nuestra sugerencia de presentación para unas albóndigas es algo atrevida. Si queremos que nuestro plato sea más original y divertido para los peques, podemos pinchar las albóndigas en brochetas alternando estas con patatas fritas o trocitos de pimiento. ¡Así nuestro plato será aún más apetecible!

¡Buen provecho!