Errores comunes que debes evitar al freír la carne

carne

Suele decirse que el demonio se esconde en los pequeños detalles, y la cocina está llena de pormenores que pueden pasarse por alto, más aún cuando se trata de un acto tan trivial y rutinario como pueda ser freír un filete de pollo.

Lo más habitual es, si están congelados, sacarlos del frigorífico y dejar que el hielo se deshaga hasta que las piezas estén listas para ser fritas; pues bien, el interior del filete sigue conservando una temperatura muy baja mientras sus extremos sí se adecuan al exterior, siendo el periodo en el que ambos se estabilizan un momento perfecto para que los gérmenes hagan acto de presencia y se sumen sin ser haber sido invitados al convite.

Una buena alternativa es sellar con bolsas de plástico el pollo para sumergirlo en agua tantas veces como sea necesario, evitando así la aparición de las bacterias.

Sin embargo, y lamentablemente, no es este el único error común que se extiende por la mayoría de fogones a la hora de cocinar la carne; por suerte tenemos una lista de los más repetidos a fin de hacerlos desaparecer de tu cocina de una vez por todas.

  • Pinchar o abrir la carne para ver si está en su punto provoca que el flujo normal de jugos de la pieza se vea interrumpido. Darle la vuelta a menudo provoca el mismo efecto.
  • Antes de colocar la carne en la sartén o parrilla, asegúrate de que esta está muy caliente, pues de lo contrario lo más probable es que acabes obteniendo una pieza sin contrastes ni matices que más bien parecerá haber sido cocida.
  • Si utilizas algún tipo de especias, no vale que solo lo hagas por uno de las dos caras de la pieza.
  • ¿Aplastas la carne contra la superficie con la que la cocinas para reducir la espera? Si lo haces, lo único que reduces será su sabor.
  • Otra de jugos: para que se estabilicen, mejor espera 10 minutos desde que la pieza salió de la sartén para hincarle el diente.
  • Resala la pieza, pues si has añadido la sal mientras se hacía es probable que quede muy poca.

Ahora que ya has descubierto algunos de los trucos para cocinar la carne manteniendo todo su sabor te invitamos a elegir uno de los productos de la Abuela Julia para poner en práctica todo lo aprendido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *