¿Sabes cómo conservar los embutidos?

como-conservar-los-embutidos

A La Abuela Julia le gusta veros comer bien. Por ello, nos preocupamos al detalle por la alimentación, el cuidado y el seguimiento de nuestros animales. El mimo y el cariño garantizan el sabor y la calidad de nuestros productos, pero ¿sabes cómo conservar los embutidos para que mantengan todas sus propiedades y su sabor?

Una vez en casa, el correcto almacenamiento de los embutidos permitirá que estos conserven durante más tiempo el sabor y la textura de manera óptima.

Si bien es cierto que debemos tener en cuenta las estaciones del año, puesto que las bajas temperaturas nos facilitan la mejor conservación de los alimentos, las técnicas para conservar los embutidos no varían demasiado dependiendo de una época u otra del año. Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es encontrar un buen lugar donde conservarlos. Para lo cual es importante que:

Los embutidos curados se deben mantener colgados en un lugar fresco (15-20ºC), que esté seco y bien ventilado para que los productos no suden. Además, deben almacenarse en un lugar oscuro para que la luz incida sobre las piezas de embutido lo menos posible.

Si las piezas ya están empezadas, la parte del corte debe acabar mirando siempre hacia el suelo y debe estar bien tapada para que no entre en contacto con el aire.

Si el aire ha entrado en contacto con el embutido, otra forma de mantener la zona del corte en buen estado es untarla con aceite de oliva y cubrirla con un poco de film transparente.

Otra de las formas de que el embutido se conserve en buen estado es el envasado al vacío. Así se facilita que el embutido ya cortado conserve mucho mejor sus propiedades hasta el momento en que se abre el envase. No obstante, una vez abierto deben seguirse los mismos pasos de conservación que con el embutido ya cortado en lonchas: han de estar superpuestas y separadas por una hoja de papel de plástico.

Son muchos los trucos que puedes utilizar para conservar los embutidos en buen estado, ya sean enteros, cortados o en lonchas. ¿Los pondréis en práctica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *