Embutidos y carnes maridaje de vinos y cervezas

Hoy veremos qué vinos y cervezas nos pueden interesar para formar el maridaje perfecto con nuestras carnes y embutidos.

En los tiempo que corren la palabra maridaje está a la orden del día. Y es que son muchísimas las opciones gastronómicas que se nos ofrecen y en donde escuchamos esta palabra. Lo primero, su significado:

maridaje

De maridar.

  1. m. Enlace, unión y conformidad de los casados.
  2. m. Unión, analogía o conformidad con que algunas cosas se enlazan o corresponden entre sí; p. ej., la unión de la vid y el olmo, la buena correspondencia de dos o más colores, etc.

Una vez conocido esto sabemos que podemos maridar y hacer maridaje entre alimentos y bebidas que enlazan a la perfección y mejoran el resultado final. Y de eso se trata, como de un perfecto matrimonio en el que los individuos por separado son buenos, pero juntos son aun mejores.

Pero evidentemente la experiencia y la tradición ya ha hecho bien su trabajo y nos deja ciertas guías para saber como combinar los productos para que hagamos del maridaje una unión con sentido e intención.

Nosotros desde La Abuela Julia podemos poner sobre la mesa una buena cantidad de productos que pueden ser perfectamente maridados con vinos y cervezas y en los que podremos encontrar una buena diversidad y formas de hacer estas uniones.

Entre los ejemplos que queremos poner sobre la mesa, podríamos hablar de los siguientes:

Pavo: Según los entendidos, esta carne sería interesante acompañarla con vinos blancos. Algunos defienden que el blanco sea más seco que dulce y otros ponen el acento en la acidez del caldo para potenciar los sabores del maridaje. Entre las opciones a tener en cuenta podrían estar el vino “Txakolí”.

Pollo: Para los platos que preparemos con pollo, aunque algunos hablan de vinos tintos, la experiencia nos encamina a que será también el vino blanco el que mejor acompañe nuestro plato.

Tal vez sin tanta acidez y con un toque más dulce y afrutado para potenciar el gusto y retrogusto de la carne de pollo. Una opción interesante serían los de uva Chardonnay y Sauvignon. Igualmente en este caso no hablaremos sólo de vinos, la opción de la cerveza está cada vez más extendida, y para los platos, raciones o aperitivos con pollo; será perfecto acompañar con una cerveza tipo Lager o Pilsen.

Cerdo: Ahora toca el turno de los vinos tintos y rosados. La carne de cerdo y los productos que podemos ofrecer como embutidos, salchichas y butifarras irán perfectamente acompañados de vinos con cuerpo, sabores ácidos o al menos rosados que tengan un toque seco.

Opciones geniales serán los vinos de Rioja y rosados del norte de España como Navarra. Mientras que hablando de cervezas, podremos disfrutar y mejorar la relación de sabores con alguna cerveza tipo IPA (Indian Pale Ale).

Ternera: Una vez llega la carne entendemos que estamos al final del camino, es raro encontrarnos ternera al principio de cualquier experiencia gastronómica. De modo que necesitamos un colofón final.

Para ello debemos sacar el mejor maridaje posible, y por supuesto una apuesta segura serán los tintos de Ribera del Duero o las opciones de cerveza que históricamente han sido acompañamiento de guisos y asados como cervezas negras o de cereales tipo belgas y alemanas.

Con esta breve guía de maridaje esperamos haberte ayudado a configurar una puesta en marcha de cata de platos o cata de bebidas para sorprender al respetable, o sencillamente para el deleite personal en casa.

Y recuerda, todo esto son guías y consejos, en tema de gustos no hay nada escrito. Si para acompañar tu plato o tu bebida prefieres otra cualquier otra opción que a priori no tenga “base científica”, adelante.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *