Fecha de caducidad y consumos preferentes.

fecha de caducidad para carnes y embutidos

Hoy hablaremos sobre la fecha de caducidad y los empaquetados de carne. Es un tema de verdadera importancia durante el proceso de venta y el de consumo, ya que carnes y embutidos quedan a la espera de nuestro diente en la nevera de nuestra casa. Aquí os traemos la información relevante a las guías de caducidad que algunos estudios toman como estándares en la cadena de venta de los productos cárnicos. De forma que el consumidor cuente siempre con las ventajas y la seguridad de disfrutar de un alimento en las mejores condiciones posibles.

Fecha de caducidad:

Esta información crea una fecha fácil para que el minorista sepa cuándo se debe retirar el producto de su estante y desecharlo en lugar de venderlo.

Por lo general, los consumidores tienen de uno a tres días para usar un producto cárnico si está fresco antes de que exista preocupación desde el punto de vista de la seguridad. Y esta guía de caducidad también será – aunque más adelante hablaremos de la fecha de consumo preferente – útil para que los consumidores puedan llevar un control para la fecha final del consumo recomendado del producto.

Congelados:

Los tiempos de almacenamiento congelados para la carne pueden variar de uno a 12 meses dependiendo de la especie (pollo, pavo, cerdo, cordero, ternera) por un aspecto de calidad. Si el producto está congelado y se mantiene congelado, la seguridad no se convierte en un problema.

Empaquetado:

Este tipo de fecha se usa a menudo en la carne fresca, pero también deja el mayor margen de confusión o error en nombre del consumidor. La mayoría de la carne fresca se puede almacenar a temperaturas refrigeradas por hasta tres días después del envasado en el estilo típico de envoltura de bandejas para carne o en envoltorios de papel de carnicero.

Se puede usar un tiempo de almacenamiento más largo de hasta siete días a partir de la compra minorista si el producto se envasa al vacío con un buen sello y se elimina el aire del paquete.

Fecha de consumo preferente:

Simplemente, el producto debe usarse en o antes de la fecha de consumo preferente desde un punto de vista de seguridad. Estos tipos de fechas no son tan comunes en los paquetes de carne, pero se encuentran con algunos productos cárnicos procesados. Incluso encontraremos caducidades preferentes que nos recomendarán un margen de consumo recomendado tras la apertura del envase.

Una vez que se abre un paquete de productos cárnicos procesados (jamón, salchicha, carne de res, etc.), el producto debe durar como mínimo siete días, a menos que haya otro tipo de fecha en el paquete.

Aunque este punto puede crear diferencias de opinión sobre todo con otros países en los que no están acostumbrados al consumo de carnes curadas. Como son los embutidos y jamones curados que consumimos en nuestro país, los cuáles no tienes por que devorarlos en tan sólo siete días.

Desde La Abuela Julia tenemos plena conciencia con el tema de empaquetados, envasados y caducidades, así que tu también deberías hacer lo propio siempre que vayas al supermercado. De forma que seas consciente y consecuente con qué y con cuanto compras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *