La Abuela Julia te da algunos consejos para que conserves mejor la carne en casa

Conservar la carne en casa con La Abuela Julia

El ritmo de vida actual nos lleva a reducir las horas de la compra. Se suele comprar gran variedad de alimentos en una sola vez para cubrir nuestras necesidades en el momento. La Abuela Julia te da algunos consejos para conservar la carne en casa y no se pierda la cadena de frío de los alimentos que ingieres.

Conservar la carne una vez comprada

Cuando llegues a casa después de hacer la compra, tendrás que pensar lo antes posible si la carne que has comprado la vas preparar en los próximos días. Si vas a tardar algo más en ingerirlas, será mejor que se guarden en el congelador.

En el frigorífico, la carne fresca aguanta entre dos y cuatro días. Carnes, derivados y otros productos que se comercializan envasados en bandejas es la manera de adquirir productos frescos en condiciones óptimas e higiénicas. Es aconsejable dejarlas en su envase hasta ser preparadas.

La conservación en bandeja impide que los alimentos absorban o desprendan olores en la nevera, lo que minimiza el riesgo de contaminaciones previas. Este tipo de de carnes que vienen envasadas, se pueden congelar en el recipiente que vienen, siendo aconsejable congelarlas sin esperar hasta el último momento de la fecha de caducidad.

La carne picada podría considerarse de riesgo por el contacto con el aire y el elevado grado de manipulación. Su duración en un entorno refrigerado se podrá mantener hasta tres días. Se considera inconveniente la ingesta de esta después del transcurso de estos días.

Congelación y descongelación de la carne en buen estado

Para la congelación de la carne cruda y fresca, se debe cortar en trozos que no sean muy grandes para hermetizarlo con recipientes y materiales que aíslen bien . Algo a tener en cuenta es, que si la carne ya está cocinada, tendrá que ser congelada una vez fría en envases que cierren de forma hermética.

La descongelación de la carne, sea cruda o cocinada se debe hacer de manera lenta. Después de sacarla del congelador, se recomienda meterla en la nevera para evitar la pérdida de su sabor y nutrientes. Una vez descongelada es mejor cocinarla inmediatamente sin que pase mucho tiempo para evitar su deterioro.

Los productos cárnicos de La Abuela Julia hacen tradición, innovación y calidad

Para la conservar la carne en casa es importante que esta venga de un proceso óptimo para su comercialización y consumo. Las instalaciones de La Abuela Julia están preparadas para cada uno de los pasos del proceso productivo, incluyendo nuestro propio laboratorio donde se realizan las analíticas micro biológicas pertinentes.

Además de producir diferentes líneas de productos adaptándose a las distintas necesidades de los consumidores. Si quieres ver más detalles de nuestros productos, todos ellos mantienen su ficha técnica actualizada.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *